15 años después, aumenta la consternación entre familiares 

Regresaban a España tras cuatro meses y medio de misión. Eran 62 militares españoles, 12 personas ucranianas y un ciudadano bielorruso. Todos fallecieron el 26 de mayo de 2003 en un avión ex soviético alquilado. No hubo testimonios de la conversación de la cabina porque la caja negra estaba averiada desde hacía un mes y medio. A sus familiares sólo les entregaron las conversaciones que tuvieron los pilotos del Yak-42 y la torre de control, porque no había nada más. Es posible que muchos de los familiares pensaran que algo así podría suceder, porque ya en su momento muchos de ellos les dijeron frases del tipo: “reza por mí que este avión es una mierda”.

  Así iban nuestros militares en servicio de mantenimiento de paz, en una guerra que nunca debió existir, la de Afganistán, aquella que se desencadenó tras los atentados del 11-S, aquella por la que EEUU comenzó excusándose en el derecho de legítima defensa. Y nosotros, de repente y por orden del por aquel entonces presidente José María Aznar, nos encontramos formando parte de la coalición de los 50 países para luchar contra la insurgencia. Esa era nuestra situación allí y esto es lo que se recogió.

Yak-42 Han pasado 13 años y ahora por fin se ha obtenido algo de justicia. El pasado 3 de enero, el Consejo de Estado responsabilizaba a Defensa del accidente ocurrido. Hasta entonces, lo único que recibieron las familias de los fallecidos fue humillación, maltrato, desprecio, prisas por pasar página y trato absolutamente inhumano. Deberíamos preguntarnos hasta qué punto puede llegar la barbarie política para cumplir sus propósitos cuando son muy capaces de desoír las quejas documentadas de los militares españoles, en total 14, advirtiendo de los problemas que presenciaban al viajar en ese tipo de aviones, Yak-42. Quejas burladas por el gobierno de 2003, frente a la única que existió en Noruega, exactamente por lo mismo, y que origino que se cancelaran de forma inmediata los contratos con ese tipo de aviones.

  En estas situaciones deberíamos de considerar los escalofríos que puedes sentir al comprobar que aquellos a los que has elegido democráticamente para que desarrollen y gestionen una labor política, en este caso de defensa, realicen una cruel y chapucera identificación de cadáveres entregando cuerpos a familiares como si de una rifa se tratara, hasta de 3 restos distintos en un solo féretro, solamente con el único propósito de celebrar cuanto antes un funeral mediático que zanjara en forma de carpetazo un hecho que sabían de sobra traería consecuencias, por mucho que quisieran tapar u ocultar, puesto que lo que sí parece que desconocían es que el dolor y el sufrimiento que pueden originar la muerte injusta de un ser querido, pueden mover continentes hasta lograr un resquicio de paz.

 ¿Qué clase de ser humano hay detrás de un cargo político para llegar a saber todo esto antes de la celebración del funeral y aún así mantenerse firme e inapelable ante los familiares e íntimos de los cuerpos sin vida sabiendo que al menos en 20 de ellos sus identificaciones eran erróneas?  ¿Qué cualidad tienen esas personas que son capaces de entregar al Congreso un informe truncado del caso Yak-42 con el fin de esconder todo un cúmulo de incidencias que presentaba un vuelo de estas características?

Yak-42

Ahora vuelve a ser noticia porque una pierna ha aparecido sin identificar en un cementerio turco. ¿Se puede ser más chapucero con un tema tan terrible?

Yo solamente le puedo poner un nombre porque no existe otro. Cuando tratas a los ciudadanos con un desprecio despótico en una tragedia que podrías haber evitado, tapando micrófonos en el réquiem para que no se escuchen sus gritos de protesta, autorizando comisiones en el contrato de los vuelos porque es una “cadena de confianza” y testimonias que la causa del siniestro es climatológica porque las aeronaves eran muy seguras, solamente hay un nombre para la clase de tipos que hay detrás de todas estos atentados, y no es otro que MONSTRUO.

 

 

   

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here