Valdemoro, ciudad hermanada

Gracias a las gestiones de varios talleres de Valdemoro, por fin, tenemos una ciudad hermana. Se trata de Baden-baden, ciudad que nada tiene que ver con Alemania.

Mucho ha costado desde la instalación de los primeros resaltes, allá por la época del Boom inmobiliario. Desde entonces, estos simpáticos amigos de los vehículos no han parado de crecer, cambiar y hacer amistades con los bajos de coches, motos y autobuses.

Me ayuda a despertar

Algunos vecinos están encantados con el sistema baden-baden. “A mi me ayuda a despertar cuando pasa el primer autobús de las 5”, nos cuenta Paco, que por su trabajo se acuesta a las 4 de la mañana.

“Es divertido cuando tiembla la ventana”, nos argumenta Luisito, que ve cómo sus muñecos a veces caen del estante. Sin embargo, no todos están contentos con sus efectos. A Maria Teresa no le gusta cómo quedan las grietas que provoca en su casa “No le va con la decoración, me quejé y me dijeron que no tenían para ponerlos aún más grandes”.

Ya ven, nunca llueve a gusto de todos. Eso sí, por culpa a la crisis, algunos de estos simpáticos resaltes no han sido sustituidos conforme a la ley y provocan impactos de muchos Newtons en edificios vacíos. Y es que no todo va a ser para divertimento de los que pagan IBI o la tasa de circulación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here