desahuciovaldemoro
El edificio en cuestión. Irónicamente, hay una inmobiliaria en el local comercial

Marta (nombre falso) trabaja como limpiadora, y vive en uno de estos pisos que, hasta ahora, eran de “protección oficial”: “yo nunca tuve suerte en la vida, pero en un bombo enorme, ¿como de la lotería de navidad no? y que te salga tu bola y creas que tienes la vida resuelta. Y ahora te ves en la calle”

Según el portal hogaria.net el precio medio del metro cuadrado de las viviendas de segunda mano en venta en Valdemoro ha aumentado un 15,81% en el último año. Esto hace que el fondo buitre desee vaciar los bloques para poder venderlos esperando un jugoso beneficio, al mismo tiempo que se convierte en una pesadilla para las personas que pueden ser expulsadas de sus casas.

Y es que no solo las echan, sino que encontrar una alternativa habitacional se vuelve imposible:Hasta ahora estaban pagando aproximadamente 400€ mensuales por un piso con dos habitaciones. Algo similar en Valdemoro cuesta actualmente 650-700€: “Malamente podíamos pagar los 400€. Ahora nos echan a la calle, y pagar 650€ resulta imposible para muchos vecinos”

“Nos enteramos de que los habían vendido a un fondo buitre porque de golpe en el recibo apareció Encasa Cibeles“.

El vecindario no entiende como se pueden vender unas viviendas con un marcado carácter de protección social a un fondo buitre. Lo cierto es que la venta de estas 2935 viviendas se ha visto rodeada de sospechas. La por aquel entonces directora del IVIMA, Ana Gomendio, ya se estaba reuniendo con los representantes de los fondos cuando pidió la autorización para efectuar la venta. Además, la fiscalía vio indicios de que se habían vendido a un precio inferior al de mercado.

El concurso de venta lo ganó Azora Gestión. Sin embargo, esta no compró las viviendas, sino que creó una sociedad “ad hoc” para ello, Encasa Cibeles. Esta sociedad fue participada en más de un 95% prácticamente desde el comienzo por ELQ, un holding con sede fiscal en Delaware (reconocido paraíso fiscal). ELQ pertenece a su vez a Goldman Sachs.

desahuciovaldemoro
Otra perspectiva del edificio. Hay una pintada con el símbolo “okupa” modificado para que tenga forma de corazón.

Hay gente que tiene dejar la vivienda este mismo mes de mayo, otras en junio, dependiendo del caso. Una vecina de Marta ha hablado con el alcalde: “nos dice que no nos vayamos, que estemos ahí a ver si esto cambia… pero no tenemos protección ni nada”.

Ante la imposibilidad de encontrar alternativa habitacional y la desprotección institucional, el vecindario resiste. Afirman que están intentando contactar con plataformas antidesahucios. “Nos echan. No nos dan opción a nada, nada más que a que te vayas y punto. Pero de aquí no se va a mover ningún vecino”. “Nos ofrecen dinero para que nos vayamos, pero no nos vamos a ir ninguno. Vamos a agotar todas las posibilidades”

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here