Mañana

Un vagón de cercanías es un baúl de tristezas innecesarias; un lugar lleno de gente que preferiría estar en otro sitio en ese instante; una lluvia de miradas caídas sobre manos inundadas de vacío; una sala del museo de la derrota, dibujada en cada rostro de manera diferente.Un vagón de cercanías es un salón de bailes indeseados al compás de la rutina; un camposanto de sueños para un futuro que nunca será; un cajón de nostalgias de un pasado inventado; un colector de soledades que no tienen escape.

Un vagón de cercanías es un campo de tiro de rabias acumuladas día tras día; un estante sin espacio para ilusiones ni entusiasmos; una caldera de iras siempre a punto de explotar; un coto de enojos feroces ocultos en los bolsillos.

Tarde

Es una taberna llena de clientela sin vino; un hotel completo de huéspedes sin camas; un hospital abarrotado de enfermos sin medicinas; un cuartel ocupado por soldados sin fusiles.Vagón de cercanías

Noche

Un vagón de cercanías es un velatorio de anhelos declarados ausentes; una caseta de feria en donde celebrar las pérdidas consentidas; una celda de deseos repudiados sin objeto ni causa; un refugio de roces sin seducción, y abrazos sin beneplácito. 

Un vagón de cercanías es un dormitorio de cuerpos vencidos por el trabajo; un recital de desgracias ajenas que a nadie importan; un espectáculo montado con pedazos de existencias pasajeras; un festival de angustias y fantasías, que se pelean entre sí.Vagón de cercaníasUn vagón de cercanías es un albergue de cansancios que regresan al fin de los días; un bosque de piernas cargadas de pasos aborrecidos; la vida desnuda, abrigada por compañías sin preámbulos; que se esconde de una muerte vestida con los harapos de la resignación.

Un vagón de cercanías es el mundo en una caja con ruedas.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here