LIBERTAD  DE EXPRESION:

Hoy intentaremos  ver  como  equilibrar  el arte  y la libertad de expresión ,  a raíz del incidente sucedido el pasado 25 de mayo en un concierto de Gatillazo, donde  Evaristo  Paramos, su cantante   y excantante  del mítico grupo  “la polla Records”,  fue  identificado  y denunciado  por la Guardia  Civil, por una infracción de la Ley Mordaza: falta de respeto a los cuerpos y fuerzas de seguridad.  Seguramente tendrá  que hacer frente a una multa  que puede llegar hasta los 600 Euros.

Según la Guardia Civil, esa sanción no se deriva de las letras de sus canciones, sino del grito “¡Policías, hijos de puta!” que pronunció al finalizar su concierto.  Según la versión de asistentes  al concierto y los propios organizadores  se debió  a una jotaque canta  a Capela donde dice:

Y si he de decir  lo que siento

No tengo ninguna duda

No pago 30000 euros

Por llamarte hijo de puta

Y aunque la jota es la misma

Con la misma melodía

Rómpete la crisma

Hijo puta policía

Evaristo Paramos, tiene un sinfín  de letras  irónicas  mordaces  expresando verdades  como puños, convirtiéndose  en un referente de la crítica social.  De hecho sus letras de hace  mas de 30 años  siguen totalmente vigentes  es más  fueron  proféticas,  ya nos hablaba de los robos de los políticos, la banca mafiosa, y la estafa inmobiliaria entre otras cosas.  Y no me cabe duda que esta  coplilla que usa  en los conciertos  para  tapar  aspectos técnicos no es muy artística, pero no es más que eso un recurso  para  evitar silencios en los conciertos.

Dicho esto  no me parece  lógico  perseguir  estas expresiones  enmarcadas  en un marco  de corriente  contracultural  y artístico,  si artístic, el punk  también es arte.  Y mucho  menos  acabar  aplicando  penas de cárcel  como  en el caso de otros  artistas,  en ese caso fueron raperos.

No compartiendo  sus palabras  y viendo el cuerpo  de policía  como un  cuerpo  colaborador con el ciudadano, con sus buenos  y malos profesionales, porque  no decirlo,  pero aun así  no se merecen  ese trato al igual  que no se merece  el artista  la denuncia  por  una frase  al aire  insultando  una profesión,  pero sin herir  a ninguna persona en concreto.  El objetivo  de esta ley  y esta denuncia es meter  el miedo  en las personas para mantenernos  con la boca callada,  en vez  de acercarnos  a las instituciones  nos fabrican  alambradas que nos separan  de ellos. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here