Burbuja a la vista, llamando a nueva crisis

Sólo ha pasado una década y ya estamos a las puertas de una nueva burbuja inmobiliaria, lo que demuestra que no hemos aprendido absolutamente nada. La única ventaja es que como ya hemos pasado por ella, esta vez ya sabemos a lo que nos atenemos. El monstruo creado desde arriba ya no nos asustará tanto a los de abajo. Tenemos ya creadas las armas, con las que por lo menos poder enfrentarla, las mismas que con la anterior, aún muy reciente en muchos de nosotros, con la piel escamada y las cicatrices aún supurando, todavía estamos venciendo el  traumático sufrimiento del desempleo, los desahucios,  la deuda pública, la prima de riesgo, los recortes y con ello la merma en los servicios públicos, la reforma constitucional del artículo 135 de la Constitución, la reforma laboral, el rescate a los bancos;  y como consecuencia, la casi eliminación de la clase media, por la enorme desigualdad entre las clases sociales que todo esto ha provocado.

burbuja

Estamos de nuevo ante una burbuja que está floreciendo desde los alquileres. Esa fiebre por el alquiler que en ciudades como Madrid ha subido un 27% en 4 años, es el primer indicativo de que se está formando. Y sin embargo, nada lo justifica, con los salarios estancados y la inflación próxima al 1%, pero está ocurriendo, aunque muchos los nieguen, los mismos que la están secundando. Se tiene que regularizar el activo de las viviendas turísticas, que empresas como Airbnb hace que se estén forrando y alimente esa burbuja que tanto tememos. El Ayuntamiento de Madrid ya ha dado un primer paso y bienvenido sea, al ilegalizar el 95% de las viviendas turísticas del centro.

Los bancos muestran síntomas, de nuevo, de generosidad en sus créditos. A pesar de que se llegó a 656.000 millones de euros de créditos, la banca ha vuelto a las andadas y de nuevo se relajan en los estándares de créditos, rebajando el tipo de las ofertas hipotecarias entre otras lindezas. Tampoco tienen de qué preocuparse, si total será el dinero público el que de nuevo irá a su rescate si se pasan.

¿Hay alternativa al modelo económico neoliberal?

Los expertos indican que esta vez irá más rápido y estallará en menos tiempo. Aquellos movimientos sociales originados en la gran crisis postindustrial que llegan de la mano del 15M y de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, planteaban una transformación del sistema económico que no se llegó a cumplir y de ahí este nuevo camino a la perdición. Ya no queremos una reordenación de las categorías de estratificación, ni tampoco aceptamos el capitalismo, la base cancerígena de la gran recesión y que nos lleva a una pérdida del bienestar social cada vez más evidente.

burbuja

Aquellos movimientos se tienen que convertir ahora en ejercitados para cumplir con lo que tanto necesita nuestra sociedad, que nos sitúe en el centro de las preferencias sociales, que nos contagie con un discurso ilusionante, para salir de un bucle de desigualdad social, pobreza y exclusión social sin precedentes y del que, si todavía nos queda algo de esperanza, acabará enterrada en las próximas burbujas que seguirán tejiendo los artilleros del neoliberalismo.

Sólo nos queda que estos movimientos sociales ya asentados se vean capaces de proyectar en la izquierda la redefinición de sus propuestas subrayando sus ideales más originarios. Sólo entonces, es posible, que estemos salvados de la nueva burbuja.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here