“Lo personal es político”.

Carol Hanisch

¿Por qué Reivindicamos, Necesitamos, Exigimos  celebrar el 8M?

Las hemerotecas están llenas de fechas y acciones que nos hablan de nuestras antecesoras y cómo muchas de esas mujeres perdieron la vida defendiendo el derecho a la libertad y  la salud.

En 1857 mujeres, trabajadoras del textil, salieron a las calles a exigir mejores condiciones de trabajo. En 1910  la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras acordó celebrar un homenaje al movimiento en favor de los derechos de la mujer y ayudar a conseguir el sufragio femenino universal. En 1911 un millón de personas se reunieron en varias ciudades de Europa exigiendo el derecho al voto, a ocupar cargos públicos, derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral. Ese mismo año ocurrió  el incendio de Nueva York, muchas mujeres, la mayoría emigrantes,  murieron.

MujeresTal vez nos tengamos que ir a los movimientos pro paz contra la  primera guerra mundial, o a 1917 cuando las mujeres de San Petersburgo se declararon en huelga en demanda de “pan y paz”. Hasta 1975, la  ONU, no declaró el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer. En 1977, sin duda viendo que parecía efectivo, ampliaron la denominación a “Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional”.

Luego,  vino La Declaración y la Plataforma de Beijing, en 1995, que sin ninguna obligación firmaron cientos de países para llevar a cabo una “Ruta Histórica por los derechos de las mujeres”. En 2016 apostaron por un planeta 50-50. Y así llegamos al 2018, del siglo XXI, poniendo otro título a El Día Internacional de la Mujer “Ahora es el momento: Las activistas rurales y urbanas transforman la vida de las mujeres“.

Los estados, las instituciones no hacen más que declarar buenas intenciones, firman los acuerdos, se hacen la foto y vuelven a sus rutinas de sus países e instituciones donde poco o nada varían y esos acuerdos no  ofrecen ni eficacia ni resultados a los problemas e injusticias que las mujeres padecen.

Las mujeres, por fin, hemos reaccionado.

Un 8 de marzo “¿para qué?”, vivimos en un mundo machista, sí, y muchas nos preguntamos “¿por qué hemos sido discriminadas las mujeres?”.

Hay dos colectivos sociales que han sido discriminados en toda la historia de la humanidad: los pobres (o débiles) y las mujeres. Podemos incluir un tercer colectivo: las personas de otra raza, etnia u origen. La persona más discriminada en una ciudad es una mujer, pobre, negra, emigrante y con  diversidad funcional.

No existe un porqué que justifique la discriminación, la explotación, el maltrato  de un ser humano por otro; solo puede ser por ostentar el control y el poder. 

El feminismo es, sin lugar a dudas, el primer “ismo” necesario para avanzar. Tenemos un corpus teórico propio conseguido con siglos de lucha, estudio y experiencia, no necesita de ninguna otra corriente para constituirse como un movimiento con objetivo propio.

Las mujeres, las feministas, hemos estado históricamente al lado de todas las luchas sociales y de clase por la igualdad y la justicia. Hemos sido actoras necesarias en todos los acontecimientos que han dado lugar a la evolución como seres humanos.

Las mujeres negras, se plantaron y organizaron contra un sistema racista en EE.UU, y siguieron luchando solas por conseguir su derecho al voto que ya tenían los hombres y las mujeres blancas. En las grandes guerras, ocuparon las fábricas mantuvieron la producción, proporcionaron alimento al país y parieron más soldados. Mientras, en el frente, las mujeres y niñas de los enemigos eran utilizadas como armas de guerra: siendo violadas, sometidas y humilladas.

MujeresLa historia nos ha enseñado que aunque triunfemos, el patriarcado nos utilizará y devolverá  al estado de personas sin derechos, objetos para el trabajo, el disfrute y el cuidado del hombre. Nos relegará a “nuestro lugar” debajo del hombre, el lugar que ellos han decidido construir y otorgarnos. Solo hay que ser hombre, en cualquier parte del mundo de cualquier estrato social, para ejercer y mantener el poder contra nosotras, es “su” derecho de cuna. El cuestionamiento de los derechos y privilegios que el patriarcado otorga a los hombres es al que plantamos cara y que ellos, y las instituciones, viven como la mayor amenaza para la “estabilidad” mundial.

SI LAS MUJERES PARAMOS, SE PARA EL MUNDO.

Juntas somos fuertes, juntas les damos miedo. Algunos se han apresurado a intentar instrumentalizar y apropiarse de las acciones que las mujeres están organizando espontáneamente por todo el mundo. Quieren ser protagonistas, nuevamente, mostrarnos el buen camino para nuestras reivindicaciones y vida.

Una gran ola de mujeres, un tsunami crece para denunciar y enterrar la brutalidad, contra nuestros cuerpos y nuestras personas, somos imparables.

Se habla de muchos tipos de feminismo, incluyendo el feminismo neoliberal. No se puede comprender un feminismo que no sea anticapitalista, porque la permanencia y reforzamiento del patriarcado viene de los tentáculos del capitalismo, que nos ha utilizado como objetos de compraventa, mano de obra barata o gratuita para poder perpetuarse. Sin las tareas reproductivas, sin los cuidados gratuitos, sin nosotras el sistema se derrumbaría  y el capitalismo lo sabe por eso utiliza el sistema patriarcal para frenarlo.

El patriarcado ha usado con nosotras las técnicas más brutales de control hasta casi anularnos: cuestionando en todo momento nuestros  sentimientos, ideas, creencias y decisiones. Evitando nuestra independencia económica, Convirtiéndonos en rivales, Manteniéndonos mayoritariamente analfabetas, Robándonos las creaciones, artísticas, intelectuales, científicas que hemos llevado a cabo, Despojándonos de derechos sobre la tierra que cultivamos, Utilizando los afectos para chantajearnos y mantenernos sometidas.

MujeresEl movimiento feminista debe caminar por y para sus objetivos. Las alianzas creadas por el patriarcado intentarán jugárnosla otra vez otorgándonos pequeños “derechos” para aparentar una aceptación de nuestras  reivindicaciones para seguir manteniendo el control sobre nosotras, discriminando y maltratando. Nos “prometen” más libertades, básicamente en la sexualidad y los derechos reproductivos: Puedes venderte “libremente” y ser  puta, pero legal, con un sistema que te “proteja” y con tarjeta sanitaria, que en realidad protegerá al mercado en el que solo somos “productos”. Puedes vender también “libremente” tu capacidad reproductiva y parir para quienes puedan pagarlo, siempre con ese altruismo que el patriarcado solo otorga a las mujeres. Puedes  ser mujer empoderada y feminista follando sin parar y como quieras, nos permiten ser promiscuas, desarrollar nuestras fantasías sexuales, ya no nos llamarán “zorras”.

Nos intentan vender un “Pacto de estado contra la violencia de género”, insuficiente, que no dotan  ni económicamente, ni con medios, ni con medidas.  Lanzan un debate “fabricado” sobre la cadena perpetua revisable para los asesinos de niñas y mujeres para tapar que  no van a hablar de educación, medidas de prevención, atención, protección de las posibles víctimas.

Es necesario que el 8M no sea un día de fiesta sino de reivindicación y avance social en los derechos de las mujeres y que sea el movimiento feminista quien tome las decisiones al respecto sin dejarse tutelar por ningún partido, sindicato  o institución.

Millones de mujeres salimos a la calle a “pecho descubierto” para denunciar la violencia machista,  la injusticia patriarcal, el abuso que se ejerce contra nosotras. Nos unimos a nuestras compañeras para ser soporte y apoyo de las luchas de millones de mujeres en todo el mundo.

“NOSOTRAS PARAMOS”

Mujeres de más de 177 países estamos en “pie de guerra”. No somos ciudadanas de segunda para uso  o al servicio  de los hombres y de la sociedad diseñada a su medida.

Sabemos de nuestro poder juntas, nosotras cuidamos, parimos, mantenemos unidas a las familias, atendemos todas las cargas que la sociedad necesita para sobrevivir… pero a pesar de todo se nos humilla, maltrata, infravalora y desprecia. DECIMOS BASTA.

MujeresSin nosotras el sistema no puede funcionar, somos la mitad: Vamos a dejar de trabajar dentro y fuera de nuestras casas, a dejar vacías las escuelas, las universidades, los institutos, a dejar de consumir, de comprar, a dejar de cuidar, a dejar de producir, a dejar de ser el objeto para ser la sujeta de nuestra vida.

Somos dueñas de nuestro cuerpo y nuestras vidas:

No a la brecha salarial, No a la expulsión de los espacios públicos, No a la invisibilización del papel de la mujer en la historia de la humanidad, No a los techos de cristal, No a la escasa presencia en puestos de poder, No a las políticas patriarcales, sexistas,  racistas, xenófobas, clasistas, No a ser refugiadas sin  derechos y sin seguridad, No a la sobrecarga en labores de cuidado, No a la violencia institucional, No a la violencia obstétrica, No a la mutilación genital femenina, No a las agresiones sexuales, No a las violaciones, No a los feminicidios, No a los matrimonios de niñas, No a los matrimonios forzados, No a ser un botín de guerra, No al Acoso callejero, No a la explotación  y comercialización de nuestros cuerpos, No a la prostitución, No a la trata, No a los vientres de alquiler,

Somos múltiples, diversas: Ancianas, Jóvenes, Mayores, Niñas, Blancas, Gitanas, Indígenas, Mestizas, Negras, Payas, Artistas, Campesinas, Urbanas, Científicas, Creadoras, Escritoras, Estudiantes, Obreras, Bisexuales, Heterosexuales, Lesbianas, Trans. Somos mujeres. Nos queremos libres y vivas.

MujeresCelebrar este “Día Internacional de la Mujer” es conmemorar la lucha de las mujeres que nos precedieron  en  la historia exigiendo derechos, libertades y su espacio en el mundo. Los retos que nos quedan por delante son muchos y nada fáciles, como individuas, ciudadanas y sujetos políticos tenemos que estar organizadas y  aumentar nuestra base de conocimiento para  expandirla, hacerla accesible al resto de mujeres; es nuestra obligación acabar con el patriarcado, para que las que vengan después tengan un mundo donde valga la pena vivir.

El feminismo tiene que ser transversal a todo y a todos. Es imprescindible que los gobiernos, los partidos, los sindicatos, las instituciones “feministicen” la política, que no es simplemente permitir a las mujeres el acceso a las direcciones y al poder, significa aplicar la teoría y el método feminista con especial hincapié en la educación.

Las mujeres hemos creado una Plataforma Internacional Feminista, no hay vuelta atrás, las reivindicaciones comunes nos llevan hacia la HUELGA FEMINISTA.

Los hombres, tienen un papel crucial en esta huelga, tienen mucho que  demostrar:

Que son capaces de echarse a un lado. Que son capaces de gestionar los espacios de cuidados. Que son capaces de revisar sus valores, actos y actitudes. Que son capaces de hacer una reflexión y autoanálisis sobre su forma de estar en el mundo. Que son capaces de poner en valor y reconocer lo que las compañeras hacen cada día. Que son capaces de modificar su conducta para un bien superior: el de la humanidad. 

NOS VEMOS EN LAS CALLES

Autoras:

Mar Benavent, Neurocientífica y activista feminista

Ángeles Delgado, Maestra y activista feminista

Compartir
Artículo anteriorLa insoportable intensidad del fascismo
Artículo siguienteFEMINISTAS, A LA HOGUERA CON ELLAS
Firma Invitada trata de incorporar a Tú Cuentas Radio otras visiones, ajenas al territorio en el que nos ubicamos y del que partimos, que nos permita ampliar nuestro conocimiento de la realidad. Por otro lado, está sección también pretende que Tú Cuentas Radio sirva para que confluyan en un mismo espacio, los puntos de vista y enfoques de la gente común con las de expertos y estudiosos, y que esto sirva para que ambos se aproximen y enriquezcan mutuamente.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here