Los comerciantes de Valdemoro a los pies de los caballos

0

La editorial MyC ha ganado el juicio contra uno de los comerciantes de Valdemoro

El comerciante y anuniante, es uno de los que se negó a pagar por el que consideró defectuoso servicio de buzoneo del boletín de fiestas de mayo de 2017, ante la sospecha de que dicho reparto no había sido realizado, lo que entendía que constituía un fraude. En tanto en cuanto el Ayuntamiento no tomó cartas en el asunto, o más bien tomó parte por la editorial, nos encontramos con los comerciantes de Valdemoro a los pies de los caballos.

Según la sentencia a la que TuCuentasRadio ha tenido acceso, la juez Titular de uno de los Juzgados de  Valdemoro, ha fallado a favor de la editorial MyC, que reclamaba el pago por difusión de publicidad, mientras según numerosos vecinos, la editorial, no realizó el prometido buzoneo. La sentencia indica que, si bien el reparto pudo no producirse según lo acordado, la editorial cumplió con el contrato al haber realizado la impresión de los boletines (segun asegura la propia editorial), aunque prometiera también el reparto. El asunto desató una gran polémica en las redes sociales y llegó hasta el Pleno del Ayuntamiento, dónde se registraron sendas preguntas a la alcaldía por parte de los grupos ProyectoTUD y GAV.

Sin embargo, el entonces alcalde, se negó a reconocer que hubiese habido defectos en el servicio y lo calificó de “realizado y satisfactorio“, avalándolo en un informe que luego usó la Editorial. Gracias a este informe del Ayuntamiento, los comerciantes presuntamente estafados, quedaron desamparados frente a un posble juicio, como así ha sido. De esta forma el entonces alcalde  Guillermo Gross, del grupo Ciudadanos, se lavó las manos del asunto y puso a los comerciantes de Valdemoro a los pies de los caballos.

Los comerciantes de Valdemoro a los pies de los caballos
Parte de las preguntas presentadas en el Pleno del Ayuntamiento

Una editorial polémica

No es la primera vez que la editorial MyC, se ha visto envuelta en polémicas de diversa índole en otros ayuntamientos, como el de San Antoni. Sin embargo, el anterior alcalde, firmó un acuerdo que calificó de “beneficioso para el pueblo y sin coste para el Ayuntamiento“, en el que se prometía la impresión de un número de folletos de mano para reparto en edificios públicos, junto con el buzoneo de un boletín que sería pagado por comerciantes de la propia localidad, a cambio de la difusión de su actividad en forma de anuncios. Amparada por dicho convenio, la editorial captó a los anunciantes indicando que la alcaldía avalaba este acuerdo, facilitando que muchos comerciantes accediesen a la inserción de publicidad.

Los comerciantes de Valdemoro a los pies de los caballos
La editorial fue avalada por el Ayuntamiento

Reparto más que cuestionable

La empresa MyC habría prometido a los comerciantes la impresión y reparto de 30000 ejemplares, mediante buzoneo. Más tarde redujo esta cifra a 28000 para finalmente indicarle al ayuntamiento que había repartido 25000, de las cuales el 80% en buzón y el resto en cesta (según consta en informe presentado por la empresa de reparto). El Ayuntamiento no realizó ningún estudio para comprobar la veracidad de este extremo.

Los comerciantes de Valdemoro a los pies de los caballos
El coste podía alcanzar los1200€ más IVA

Ante las sospechas de muchos de los comerciantes, se realizó una encuesta en las redes sociales de un grupo de Valdemoro. El resultado parecía evidente: solo un 6% de los encuestados habría recibido el citado boletín, con un margen de error de +/-4% según el volumen de respuestas obtenidas. Dado el número de habitantes de Valdemoro (72000) y el número de viviendas, un reparto de 25000 ejemplares debería haber llegado a la práctica totalidad de los buzones.

Un presunto señuelo

Para desviar la atención del Ayuntamiento, podría haberse dado la circunstancia de que solamente se hubiese repartido una pequeña parte en puntos clave. Unos 3000 ejemplares, sería compatible con los resultados de la encuesta. Estos ejemplares sí consta que fueron depositados en edificios públicos y en el propio Ayuntamiento. De esta forma, el reparto no alcanzaría el 15% de lo prometido, y la campaña de publicidad resultó un fracaso para los comerciantes, que pagaron entre 200 y 600€ (más IVA) por la inserción cada uno de los anuncios. De no haberse producido realmente la impresión ni el reparto de la mayor parte de boletines, podría tratarse de un presunto delito de estafa. Sin embargo, el Informe del Ayuntamiento, deja con poco margen de maniobra a los anunciantes, que a su vez son denunciados por la Editorial por impago.

Sin respuesta ni amparo

La tormenta estaba desatada y en el siguiente boletín, en Septiembre de 2017, los anunciantes no volvieron a repetir, dejando la mayor parte de los espacios publicitarios en blanco. En esa ocasión, el alcalde ya había cambiado, sin embargo, el acuerdo no fue rescindido con la editorial. Ante el fiasco de esta nueva edición, la editorial decidió emprender acciones legales contra los anunciantes que aún se negaban a pagar por lo que consideraban un servicio no llevado a cabo.

En el juicio no se personó ningún representante del Ayuntamiento. Los comerciantes de Valdemoro se ven, una vez más, olvidados en un municipio en el que cada mes cierran numerosos locales de emprendedores víctimas de la crisis y de la falta de actividad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here