Héroes modernos

No hace muchos días, la Guardia Civil publicó un tuit en el que informaba de una operación de rescate de unos montañeros, destacando el hecho de que estos montañeros fueran independentistas catalanes. Por el texto, se sacaba la conclusión de que la Guardia Civil intentaba transmitir como un mérito el hecho de haber rescatado a dos personas independentistas, como si tuviese la opción de no hacerlo y, sin embargo, lo hubiese hecho. Como héroes dignos de admiración.

Es un ejemplo más de casos en los que se ensalzan y encomian actuaciones propias o ajenas, que en realidad no son más que consecuencia del cumplimiento de las obligaciones al que se han comprometido sus autores. No existe para la Guardia Civil la posibilidad de no rescatar a dos personas porque no comparta sus opiniones políticas, morales o de cualquier otra clase. En primer lugar, porque la Guardia Civil no ha de tener opiniones propias. En segundo lugar, porque su obligación es rescatar a quien necesite ser rescatado sin ninguna condición previa de ningún tipo.

HéroesEncontramos con frecuencia otros casos similares en los que se alaba al bombero que apaga un fuego, al policía que ayuda a un ciudadano, o al soldado que va a una guerra. Se convierte el cumplimiento de la obligación en heroicidad, lo que dice bien poco de la sociedad en la que vivimos.

¿Héroes?

Los héroes, tradicionalmente, han servido para representar la encarnación simbólica de alguno o algunos de los valores que eran socialmente hegemónicos. En sociedades guerreras, los héroes lo eran; en otras, en los que predominaban los valores religiosos, los héroes los encarnaban hasta sus últimas consecuencias. Hasta hace poco, incluso, en esta sociedad en la que los valores más respetados tienen una raíz económica, los héroes fueron empresarios exitosos como representación de esos valores.

HéroesSin embargo, cada vez con más frecuencia nos encontramos con estos héroes cuya principal virtud es cumplir con aquello a lo que voluntariamente se han comprometido, y además a cambio de un salario. Pareciera como si el cumplimiento de las obligaciones adquiridas fuera el resultado de un esfuerzo extraordinario. Tan extraordinario e infrecuente que mereciera la consideración de proeza, de hazaña reseñable y encomiable, que hiciera a su autor merecedor de entrar en el panteón patrio de hombres (o mujeres) ilustres.

Frente a estas heroicidades que parecen más bien ejemplo del popular “hacer de la necesidad (u obligación), virtud”, existen verdaderos ejemplos de heroísmo que pasan desapercibidos, e, incluso, en los peores casos, son presentados casi como actos delictivos.

Si el héroe lo es porque, más allá de aquello a lo que puede considerarse que está obligado, actúa, hasta sus últimas consecuencias, de acuerdo con los valores considerados como los admitidos mayoritariamente como tales, son claros ejemplos de heroicidades actuaciones con las que cotidianamente nos encontramos, y que, sin embargo, no tienen la repercusión mediática y social que merecerían.

Héroes

Héroes reales

Es sin duda un héroe, en este sentido, quien decide defender y apoyar a quien va a ser desahuciado de su vivienda por el hecho de que la fortuna le ha sido adversa y paga por los errores de otros a quien nadie recrimina. Alguien que pone en riesgo su seguridad personal, para impedir el dolor y el sufrimiento de otro, no puede ser sino un héroe.

También es heroico quien pone su tiempo y su trabajo, sin remuneración alguna, al servicio de quienes llegan a nuestro país huyendo de la guerra, el hambre, la persecución política, religiosa o étnica, o simplemente para encontrar un futuro para sí y sus familias.

HéroesPodríamos seguir enumerando casos de heroísmos que nos rodean pero que parecen invisibles, o que, lo que es peor, cuando se muestran se intenta presentarlos como actos que rayan con el delito, peligrosos y condenables.

Triste futuro el de una sociedad que desprecia a los verdaderos héroes que la habitan, y alaba a ídolos que no debieran serlo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here