SER PUTERO SIGNIFICA VIOLAR

Soy putero porque me gustan mucho las mujeres, porque soy muy hombre, porque me encanta el sexo, porque necesito sexo a diario, constantemente, por eso soy putero.

Vendo mi cuerpo para complacerte a ti, porque eres tímido y tienes problemas para relacionarte con otras personas, porque tu mujer no te satisface sexualmente, porque tienes fantasías sexuales que yo puedo realizar, porque eres práctico y sólo quieres sexo, no idilios, ni compromisos. Y yo te vendo mi cuerpo, para que me violes, porque yo no quiero hacerlo, pero necesito el dinero que me pagas por ello.

putero

El putero, es posible que sea misógino negligente o pervertido sexual. El putero, al pagar, se cree que tiene predominio para realizar todo lo que se le antoje, pegar, humillar, maltratar a la mujer porque está pagando por un servicio y al pagar está el componente de propiedad. Para muchos, además de ser la profesión más antigua, también es la más denigrante, rebajando a la mujer al último escalafón de la sociedad y es en esa posición donde la mujer puede recibir calificaciones de guarra, la mejor puta, de la que me rio, al ser vieja, fea o gorda, ser el regalo para un cliente, la diana para sentirme superior.

En España tradicionalmente está unido al estreno del macho, de cuando el padre llevaba al hijo al burdel y le entregaba a su prostituta su hijo, para que lo instruyera, para reafirmar la virilidad del muchacho. Mientras el padre acude y satisface su necesidad como si de ocio se tratara, como una diversión más. Es ahí, en el prostíbulo donde ese consumidor de sexo encuentre todavía una isla de poder, un lugar para descargar sus frustraciones y dominar unos minutos a la mujer, aunque sepa que hay un intercambio económico.

Si queremos y perseguimos una igualdad entre hombres y mujeres, este escenario no cabe dentro de los cambios históricos que estamos viviendo. Si eres tímido, quieres sexo, fantasías sexuales o cualquier otro motivo, no debes pagar por ello utilizando el cuerpo de la mujer para tu disfrute, debes aprender a resolver tus problemas sin que tu solución sea tener servidores sexuales.

Entiendo que las relaciones sexuales deben de ser “siempre” consentidas, basadas en el respeto y la equidad, rechazando cualquier explotación sexual. En una sociedad que actualmente contemplamos con una mayor libertad sexual, no tiene sentido este tipo de actividades sino es para imponer un ejercicio de poder y sumisión sobre la otra persona.

putero

No es posible tampoco su reglamentación, sencillamente porque aceptaríamos su función implantándola en la sociedad, admitiendo como legal y lícito la degradación que conlleva alquilar el cuerpo de la mujer. Nunca será ejercido en condiciones de libertad, porque lo que vendo es mi cuerpo, no mi actividad y es imposible separarlo de mi personalidad. Se trata de violaciones remuneradas y como defensora de los derechos humanos no podré estar nunca de acuerdo con esta práctica, al igual que con la venta de órganos, ni con la esclavitud, ni con los vientres de alquiler o el uso abusivo de las drogas.

Nos queda educar, siempre, vocablo mágico que nos puede conducir a un mundo más humano e igualitario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here