La energía solar, es un recurso renovable infrautilizado en España.

¿Qué es la energía solar? Energía solar con luces y sombras

Hablar de energía en general y solar en particular en España es un tema controvertido. El tema de la energía solar está llena de luces y sombras, y la información que de ella se da es habitualmente interesada. Hay una serie de prejuicios apuntalados por informaciones erroneas muy difíciles de evitar. En este artículo vamos a empezar por explicar cual es la base del funcionamiento de la energía solar para tratar que el lector entienda mejor las posibilidades,la energía solar con luces y sombras, las mentiras y las verdades de la energía solar.

La energía solar con luces y sombras

La energía solar, tiene muchas facetas y usos. Una division habitual, es la de sus dos vertientes más extendidas: solar térmica y solar fotovoltaica. La primera consiste en el aprovechamiento mediante paneles, de la radiación solar para obtener calor y la segunda para obtener electricidad. Esto sería un uso activo de la energía primaria: el sol.  

A su vez, la energía solar puede ser utilizada no solo de forma activa sino pasiva, consistiendo esta forma en el aprovechamiento de la radiación para obtener luz o calor sin necesidad de ningún elemento aparte de una correcta orientación de la construcción y una adecuada elección del material que deja pasar la luz (como en los invernaderos). España tiene una situación privilegiada y su uso es obligado si queremos estar a la altura. Entonces ¿por qué se le ponte tantas trabas?

La energía solar con luces y sombras

Energía fotovoltaica

La energía fotovoltaica utiliza la radiación solar, no solo la luz (la parte visible de la radiación) , sino también el ultravioleta y el infrarrojo, para convertirla en electricidad. El procentaje de la energía solar convertida en electricidad varía entre un 8% y un 25% en los sistemas más eficientes (hasta cerca del 50% en laboratorio) . Esto no lo convierte en un sistema poco eficiente. Lo sería si desperdiciase energía, sin embargo, ningún otro dispositivo es capaz de atrapar más porcentaje de radiación para convertirlo en electricidad, al menos al coste al que lo hace un panel. Por tanto, esta explicación desmonta la falsedad que tilda a los paneles fotovoltaicos de “poco eficientes”.

Pensemos por ejemplo, que una central termoeléctrica que quema combustibles fósiles, solo aprovecha en torno a un 50% de la energía encerrada en el combustible para convertirlo en electricidad, y que ese combustible requirió de millones de años de radiación solar y procesos geológicos para que una ínfima parte de la energía de la radiación solar se convirtiese en petroleo, gas o carbón. Luego ¿no se podría decir que no hay nada más ineficiente que quemar combustibles fósiles?

La energía solar con luces y sombras

Nuestro entorno se equivoca, el gobierno no

Y si lo anterior no es una evidencia de que estamos menospreciando la energía del sol, no tenemos más que fijarnos en nuestros vecinos del norte. Donde parece que no hacen caso a nuestro gobierno, y se dedican a instalar más potencia al año que la que tiene instalada España en total. Y eso sin contar con que en Alemania o en Reino Unido, disponen de aproximadamente la mitad de radiación solar anual de la que disponemos en España…pero no hagamos caso de eso. ¡Qué sabrán estos europeos! ¿No?

Ascenso y caida

En 2008, el mundo miraba a España. Todos admiraban el gran progreso en instalaciones fotovoltaicas, con un total de 2.5 GWp instalados ese año (equivalente a una central nuclear de doble turbina). Ello fue posible gracias a unas primas (ayudas) a la producción. Algo muy criticado por gobiernos posteriores y que se le fue de las manos a los que las instauraron. Sin embargo, debe observarse también que ese dinero va a la producción de un recurso que se utiliza en el propio país, y cuyos productores son en su gran mayoría pequeños inversores españoles. ¿No será mejor esa solución que otro tipo de subvenciones que no generan nada? ¿Qué ocurre con el dinero que se va a los países árabes para comprar combustibles fósiles? ¿Qué expresidentes y políticos se benefician con esas “amistades peligrosas”?  Y sin embargo, con el porcentaje que supone la energía fotovoltaica, esta no puede ser la responsable de la continua subida de la factura, ya que la fotovoltaica no alcanza siquiera el 8% de todas las fuentes que generan electricidad en España. De uevo, la energía solar con luces y sombras.

Tras ello, llegó el silencio. Y del todo se paso a la nada y se cancelaron las nuevas ayudas. Y hay que aclarar, que la ayuda es decreciente año tras año. Esto último unido al hecho de la subida continua de la luz, hace que el precio que se sigue pagando a la producción no suponga un sobrecoste respecto a otras fuentes. Sin contar con el beneficio medioambiental que esto supone. ¿O nadie ha pensado cuánto cuesta restringir el tráfico? ¿Y las muertes que produce la contaminación? Un panel solar emite cero CO2 en operación.

La energía solar con luces y sombras

Cuesta abajo y sin frenos: el impuesto al sol

Pero no contentos con dejar de apoyar las renovables, al darse cuenta de que la tecnología seguía mejorando y alcanzó el denominado “grid parity” (punto en que es rentable sin ayudas), saltaron las alármas. O más bien las hicieron saltar las eléctricas. No podían permitir que la tecnología cayese en manos de los ciudadanos… y el gobierno que todo lo sabe, gravó con un impuesto la propia producción para el propio consumo.

Ante las múltiples quejas, hicieron un cambio para que pareciese que así daban por escuchadas las protestas. De modo que un pequeño consumidor (menos de 10 kW), puede utilizar energía fotovoltaica con conexión a la red eléctrica (la única que no requiere baterías, que lo harían mucho más caro), siempre que no inyecten el sobrante a la red, ni que acumulen en baterías el exceso. Con esta maniobra hacen que el periodo de amortización del sistema se iguale a la vida útil. Y de este modo tienen la cara de decir que así el que quiera ecología puede permitírselo.

El colofón: las multas

Todo lo anterior tiene dos consecuencias punitivas. Las multas a los infractores que produczan (qué delito) electricidad de forma ilegal, pueden ser multados con 60 Millones de euros… a lo mejor se ve mejor así: 60000000.00€, más que por un vertido radioactivo ilegal (muy lógico todo).

Y quedan las multas que llegarán (tarde pero llegarán) a España, por haber recortado ayudas ya comprometidas. Y esas multas ¿quién las pagará? Usted y yo, y se culpará a un gobierno que no será el responsable.

Un país que tiene un recurso gratuito, rentable e inagotable, y que opta por importar combustibles agotables y contaminantes, quizá no debería considerarse tan avanzado. La energía solar con luces y sombras. 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here