CIFUENTES DIMITE INMACULADA

Mal día para Cifuentes. Es de imaginar que lo recordará de por vida. Mal mes para Cifuentes. Ella piensa que se la tienen jurada. Es posible. Es posible que una mano negra esté detrás de todo esto, del chivatazo del máster, del chivatazo del video del presunto hurto, de más videos que se dice, se rumorea, que están por salir o que iban a emitirse si no hubiera dimitido hoy. Cualquiera sabe. Dimite Cifuentes bastante entera ante las cámaras, dirigiéndose especialmente a los que han ido a por ella, presuntamente. Con un poco de congoja, recuerda a su padre. La familia tan importante en estos momentos, porque está más sola que la una. Le han dejado que se pudra, poco a poco o de golpe. De los aplausos al golpe certero, que ha llegado hoy, aunque dice que iba a dimitir de todas formas. Se presenta ante las cámaras de impoluto blanco, con 7 kilos que ya ha adelgazado e inmaculada, inocente, pura. Tanto si se la tenían jurada como si ha sido el líder del PP el que ha dado la orden de echarla, hace pensar en tramas de ajuste de cuentas y redistribución del poder entre capos. Me viene a la cabeza una imagen, la de la señora Cifuentes en la cama, levantando la sábana y encontrándose con una cabeza de caballo a sus pies, en forma de imágenes del 2011 por el panfleto del sicario amiguísimo Sr. Eduardo Inda. Si ese video tan chabacano estaba en el poder, presuntamente, de su propio partido, como así ella nos hace guiños en su rueda de prensa, podemos suponer hasta dónde es capaz de llegar esta organización para salirse con la suya.

dimite

¿Qué tipo de información guardaran en sus archivos? ¿Cómo la han obtenido?

Parece todo una extensión de una cinta dirigida por Scorsese. No debemos olvidar el gran asunto, apartado hoy por esta bonita y divertida cortina de humo. En esta historia tan meme, quiero fijarme en lo realmente importante, es decir, en la figura política de la talla de la presidenta de la Comunidad de Madrid, que ha sido acusada, anteriormente, de ocultar documentos de las operaciones de Ignacio González y Alberto Gallardón en los pagos de testaferro del caso Lezo, donde la trama de corrupción utilizaba, esta vez, a una de las mayores empresas públicas de la Comunidad de Madrid, el Canal de Isabel II, como herramienta para el desvío de dinero público. Y entre esos documentos encuentran un acta que prueba la participación activa de Cifuentes en los plenos del Consejo de Administración del Canal. Tenemos también el “mastergate”, donde se pone en duda la obtención de un título académico de Máster en Derecho Autonómico por la Universidad Rey Juan Carlos, que dicho sea de paso ha dejado su credibilidad y calidad para el arrastre. Y todo ello nos da una figura política marca PP. Ella que abanderaba la anticorrupción en su propio partido, cayera quien cayera, no me permite confiar en más políticos marca PP. No disponemos de información suficiente para saber cuándo se realizará una transformación terriblemente profunda que necesita este partido como el comer, pero está claro que actualmente es inadmisible su petición de honestidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here