Arriba España, un programa incómodo

Durante aproximadamente un año, un pionero de la transgresión mediática eludió los prejuicios para posicionar su programa en la primera línea de fuego. Arriba España, era su forma de decir a los españoles que ya era hora de levantarse. Pese que a él, como reconocía cada mañana, le costase horrores empezar a las 7am.

Juan Luis Cano, que nos hizo durante años reír con su humor de nuevo corte como integrante de “Gomaespuma“, se lanzó al humor serio que dolía a los que debían esconder sus vergüenzas, y lo hizo empezando por el nombre del programa: “Arriba España”. Un programa de noticias y variedades que quería ser el programa que levanara a los españoles, que los pusiese en pie, que les llevase arriba.

Arriba España de Juan Luis Cano

Durante meses creció de manera imparable, sumando apoyos, buenas críticas, sponsors y audiencia. Nos levantaba cada mañana, muy a su pesar de dormilón, para rayar las conciencicas de políticos y responsables de izquierda y de derecha, “de centro y pa dentro”, siempre poniendo el dedo en la llaga y la lengua en el micrófono…

Reivindicar el lenguaje y levantar conciencias

Sus editoriales distaban de sus parodias de la época de “Gomaespuma”. Pero su púbilico seguía siendo el mismo y su alcance creciente día tras día. Arriba España es una de tantas expresiones arrebatadas a los españolitos, como su bandera, como su idioma, como sus bigotes… y secuestrada por el franquismo de forma que cualquiera que trate de usarlo cae bajo sospecha. Sin dudarlo Juanluin se lió la manta a la cabeza empezando con la liberación de una expresión como otra cualquiera. Y puede que chocase contra aquellos que, sin saber lo poco sospechoso que es Juan Luis Cano de ser un franquista, escuchaban el anuncio de un programa con nombre que recordaba a lo que no era. O puede que fuese lo contrario, y que a ciertos sectores no les gustase que alguien tratase de rescatar una expresión más y que tras ella fuese la que debería ser la bandera de todos los españoles, incluidos los republicanos.

Arriba España: Gomaespuma

La caída

Pero una mañana, algo se rompió en el alma. El anuncio de su salida de las ondas nos dejó a sus oyentes un tanto huérfanos. Su programa se canceló, supuestamente por falta de audiencia. Sin embargo, las llamadas al programa y las entrevistas de actualidad, eran crecientes. ¿Es la audiencia una simple cuestión de números? 

Lo cierto es que si su objetivo era el de recuperar mediante la transgresión, sin caer en el patrioterismo, quizá le fue tan bien, que no pudo cumplir su objetivo.

Desde aquí queremos decirle a Juan Luis Cano, que no está solo. Que hay muchos seguidores de épocas pasadas y presentes que le apoyan. Y que encontrará un hueco en alguna radio de corte “pogre” en el que será relanzado de nuevo a dónde se merecen los más grandes, del humor, de la conciencia y de la humanidad. Aaaaaadios.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here